Los medios de información

Una información tóxica

La alegría y cercanía que caracterizan al español autóctono son bien conocidas internacionalmente, destacando más aún la personalidad de los sureños. El gusto por la fiesta y el ruido ha reforzado el estereotipo que muchos europeos tienen de nosotros, pero desde que en marzo se declaró la llegada del coronavirus, España parece haber perdido su luz. La confianza y la despreocupación han sido sustituidas por un constante telediario con noticias sobre el COVID19, pruebas PCR, positivas y términos epidemiológicos.

Los medios de comunicación convencionales han dado cobertura a toda información que remarcase la peligrosidad del coronavirus, dejando prácticamente Imagen: unmundomisterioso.com en el olvido fallos como los denunciados en México de pacientes erróneamente catalogados de ‘muertos por COVID19’. Las PCR, prueba estrella en España, no serían -según su propio creador y otros profesionales de la salud- un diagnóstico como tal, lo que nos lleva a sospechar que quizá, el hecho de que en el BOE se estipulen cargas económicas por positivos y contagiados, sea por un doble interés.

La falta de rigor y pruebas acorde al criterio de muchos usuarios, ha llevado a los internautas a investigar por su propia cuenta. Algunos de ellos se han organizado a través de plataformas de chats y otras redes sociales, generando protestas, recolectas de firmas, lemas pegadizos e incluso activismo en espacios como YouTube. No habría sido hasta meses después de estas acciones cuando los telediarios y varios programas lo han visibilizado desde la crítica más dura y, también, la burla.

Comparando a España con países como Portugal o EEUU, no se ha difundido con la misma eficacia ninguna investigación de rigor o artículo que pusiera en entredicho aspectos como la gestión del Gobierno ante la ciudadanía, es más: se ha mantenido en emisión programas que exculpaban a Pedro Sánchez de los desbarajustes del país -como las suculentas donaciones ofrecidas a las televisiones mientras autónomos y contratados veían peligrar su estabilidad laboral-, ofreciendo como escape del caos informativo más programas insustanciales, películas infantiles e incluso –vía Internet- consumo gratuito de vídeos pornográficos.


El pensamiento independiente

Tratado como un virus

El constante recelo a mostrar las discrepancias de otros investigadores, especialmente médicos, que han insistido en que el COVID19 no encaja con la imagen que los medios de comunicación han mostrado –siendo éstos acusados de ser los promotores de un ‘terrorismo informativo’-, habría llevado a la ciudadanía a un cuadro profundo de indignación e ira, acrecentándose más conforme se compartía desde Redes Sociales vídeos del personal sanitario haciendo coreografías y fotos de teléfonos descolgados en hospitales. Si bien una publicación de esa índole, sin un contexto fiable detrás debidamente documentado no aporta fiabilidad, que desde la prensa oficialista se arremetiese duramente con personajes públicos que difunden información contraria a la validada no ha ayudado a convencer Imagen: unmundomisterioso.com a la población de la gravedad de la pandemia.

Por otro lado, los discursos laxos de los representantes políticos y el alumbramiento de términos tales como ‘asintomático’, ‘supercontagiador’ o ‘nueva normalidad’ han generado una base de cimientos duros a la hora de lidiar con un debate sobre el COVID19. Argumentos que apelan a la subjetividad (“¡tú no has visto lo que he visto yo!”) o a las emociones (“¡un familiar mío ha muerto por COVID19!”) se han posicionado en primer lugar y, de cara a un porcentaje significativo de ciudadanos, resultarían un arma infalible para atacar a los “negacionistas”, es decir: a todos aquellos que desean investigar por su cuenta la escasa información que llega en claro a su conocimiento, o simplemente intentan debatir en vez de acatar todo lo que se ajusta a un único lado de la balanza. A su vez, la mordaza digital ha llegado a los lugares más recónditos de Internet, censurando ‘por el bien común’ todo aquello que interfiera del mensaje del gobierno. No obstante, el buen humor sigue presente: Ayuso ha convertido en realidad un titular del periódico satírico ‘El Mundo Today’, cuando los lugareños de Aldea del Fresno confesaron que no se les avisó del nuevo confinamiento, poniendo una vez más en duda la peligrosidad del COVID19 o si realmente son tan necesarias las “medidas de prevención” de gente como esta “Dama de Hierro” según las críticas internacionales.


Podcast oficial Mundo Insólito Radio


Solicita unirte a nuestro grupo de WatsApp



ESCRITO POR

Alba Lobera

EDITADO POR

JCBaruque Hernández

11 de octubre del 2020

© 2005 Un mundo misterioso. MUNDO INSÓLITO RADIO