ORIGEN HIMNO BRITÁNICO

Una fístuna anal

Oyes la Emisora del Misterio MYR


El origen del himno Británico

Una fístula anal

Tal vez no lo sepan, pero el origen del himno británico, el famoso God Save the Queen, tiene un origen un tanto peculiar: nada más y nada menos que una fístula anal, ahí es nada...

Imagen: unmundomisterioso.com

Para conocer dicho origen es preciso viajar a la Francia de Luis XIV, el llamado Rey Sol (1638-1715), quien llevó al país galo a una de sus épocas más gloriosas de la historia. No en vano, su reinado es el más duradero de la historia de Francia, donde creó un régimen absolutista y centralizado.

Imagen: unmundomisterioso.com De hecho, Luis XIV (Foto), es considerado como el prototipo de la llamada Monarquía Absolutista de la Europa moderna...

Pero vayamos a lo que nos interesa... si bien en aquella época Luis XIV tenía gran fama y llevó a lo más alto a aquella Francia, no todo en el Rey Sol fue tan magnífico como parecer, ya que durante bastantes años el gran monarca sufrió en silencio de las hemorroides... o para ser más preciso, de una fístula anal. Parecer ser, según algunas crónicas, que Luis XIV debió sufrir problemas de estreñimiento crónico que finalmente derivó en una fístula anal con sus correspondientes dolores y quejas al intentar evacuar. Si bien es cierto que fue tratado por varios médicos y que siguió a rajatabla los diferentes tratamientos que uno y otro le suministraban, aquellos no hicieron más que empeorar sus reales posaderas. Podríamos decir que iban como el culo... Y así hasta que, harto como estaba, le ordenó a su médico personal, llamado Charles Félix de Tassy, que le proporcionase un remedio definitivo de una vez por todas. Fuese este remedio el que fuese, pero que acabara de una vez con su molestia anal. Charles Félix de Tassy llegó a la conclusión que la única solución posible, dado que había probado todo tipo de brebajes, era intervenir quirúrgicamente el culo real, pero que había un problema: jamás había hecho una intervención de esa clase.

Así pues, de Tassy decidió entonces que antes de tocar el ano del Rey Sol para tratar de curar su problema, lo suyo sería experimentar con otros pacientes, no vaya a ser que metiera la pata... Tras varias intervenciones y no pocos contratiempos con alguno de los “voluntarios”, decidió que ya estaba suficientemente preparado para operar a Luis XIV.

Jean Baptiste Lully (Foto)
Imagen: unmundomisterioso.com Llegamos al momento clave. En 1686, Charles Félix de Tassy se puso manos a la obra tras colocar al Rey Sol en una postura nada decorosa para un rey de su talla. Finalmente, la operación fue todo un éxito (el cuchillo quirúrgico utilizado para tal operación se exhibe en el Museo de la Historia de la Medicina, en París). Tras unos pocos meses de recuperación, Luis XIV estuvo ya listo para montar de nuevo en su caballo.

Luis XIV se mostró muy contento durante el proceso de curación, y aquella alegría se contagió por la corte y por la ciudadanía. Tanto es así que uno de los mejores músicos de la época, Jean Baptiste Lully (1632-1687), francés de origen italiano, decidió componer la canción/himno Grand Dieu sauve le Roi (Gran Dios salve al Rey).

Más tarde, aquel himno llegaría a convertirse en el himno de la monarquía francesa hasta la Revolución Francesa y el posterior aguillotinamiento de Luis XVI el 21 de enero de 1793... El caso es que, poco después, en 1714, resulta que el compositor alemán Georg Friedrich Händel (Foto) (1685-1759), quien posteriormente se nacionalizó inglés, estaba de visita en Francia justo cuando el Gran Dieu Imagen: unmundomisterioso.com sauve le Roi era algo así como el número uno de la lista de éxitos de la época, y aquella melodía tan pegadiza se le quedó grabada en su cabeza.

Resulta que el 1 de agosto de aquel mismo año de 1714 fue nombrado como nuevo rey de Inglaterra Jorge I (1660-1727), de la casa Hannover. Y Händel, que ya había trabajado como músico de cámara para el príncipe Jorge en Hannover, se trasladó definitivamente a Londres, donde verán la luz sus mejores composiciones. Y allí, en Londres, se ve que a aquella musiquilla que escuchó en París no dejaba de darle vueltas y vueltas, hasta que decidió más o menos copiarla, no sin algún que otro arreglo, y se la ofreció a Jorge I como suya propia titulándola como God save the King, que posteriormente derivaría en God Save the Queen, el actual himno británico.

Es decir, los británicos tienen hoy, sin saberlo muchos de ellos, como himno nacional, una melodía que se compuso para el culo de Luix XIV de Francia, en la que podemos considerar como la fístula más famosa y más “sonada” de la historia.

Jorge Barroso Castilla


Podcast oficial Mundo Insólito Radio



El origen del himno británico: una fístula anal

JCBaruque Hernández

© 2005 Un mundo misterioso. MUNDO INSÓLITO RADIO