CRIMEN DE LOS GALINDOS

Un caso aún sin resolver


Radio en vivo



22 de julio de 1975

Pueblo de Paradas, Sevilla. Lo que este día aconteció en este pequeño pueblo ha dado mucho de qué hablar a la prensa en especial y al país en general. Algunos hablan del crimen perfecto: cinco muertes, ningún rastro de pruebas, no hay culpables, un sumario de más de 600 folios y varios jueces. Una historia que, después de treinta y ocho años, sigue dando guerra…

Imagen: unmundomisterioso.com A la llamada de socorro acuden el cabo del puesto Raúl Fernández con su pareja de servicio. Al apagar el incendio comprueban que los restos pertenecen a José González Simón, tractorista de la finca y a su mujer Asunción Peralta Montero. Cuando pensaban que todo había acabado descubrieron que esta pesadilla no había hecho nada más que comenzar.

Imagen: unmundomisterioso.com

El cortijo “Los Galindos” es una finca de un pequeño pueblo de Sevilla llamado Paradas. Estas tierras pertenecen al Marqués de Grañina. El capataz de la finca es Manuel Zapata, que junto a su esposa Juana, dirigen y cuidan del cortijo.

Un caluroso 22 de julio de 1975 los trabajadores de la finca observan una columna de humo dentro del recinto. Nerviosos y con rapidez acuden a apagar las llamas de un incendio. Durante las maniobras de la extinción del fuego, cerca de una nave entre la paja, contemplan dos bultos. En unos instantes descubren que son dos cuerpos. Dos personas que se estaban abrasando entre las llamas.

A la llamada de socorro acuden el cabo del puesto Raúl Fernández con su pareja de servicio. Al apagar el incendio comprueban que los restos pertenecen a José González Simón, tractorista de la finca y a su mujer Asunción Peralta Montero. Cuando pensaban que todo había acabado descubrieron que esta pesadilla no había hecho nada más que comenzar.


Comienza la investigación

Tras recorrer la finca en busca de indicios de la causa del incendio, los agentes observan algo: bajo la puerta de la casa hay rastros de lo que a primera vista parece ser sangre. Tras abrir el cabo la puerta se encontraron con un rastro de sangre que les guiaba hasta la puerta de una alcoba. Imagen: unmundomisterioso.com La puerta estaba cerrada con un candado, el cabo procedió a abrirla con un disparo, cuando pasaron a la habitación se encontraron con la mujer del capataz Juana Martín Macías con el rostro totalmente destrozado y desfigurado a consecuencia de los golpes recibidos con una barra metálica.

Tras continuar con la búsqueda de pruebas a lo largo del recinto, la sorpresa encontrada fue aún peor que las anteriores: dentro de un tronco de un árbol estaba el cadáver del tractorista de la finca Ramón Parilla González con la parte superior del cuerpo acribillada a tiros de una escopeta.

Manuel Zapata, el capataz, no daba señales de vida. Estuvo sin aparecer tres días por lo que le atribuyeron las muertes de su mujer y compañeros. Algunas personas del pueblo afirmaban haberle visto en el pueblo entrar en su casa y salir con su mujer en dirección a la finca y con mucha prisa. Se sospechó que José y Juana se habían enterado de la relación que mantenían Zapata y Asunción y que quedaron en la finca para que declararan su relación y al enfurecerse el capataz mató a los tres y huyó.


¿Autor o autores?

Al dar por hecho que Zapata era el autor de los asesinatos, las pruebas se perdieron, se descuidaron los rastros… La Guardia Civil Imagen: unmundomisterioso.com utilizó una perra del cortijo como rastreadora y tras varias vueltas a la finca se encontró el cuerpo de Manuel Zapata descompuesto. Llevaba tres días muerto, había sido la primera víctima. Le golpearon con la misma barra de hierro que usaron para matar a su mujer.

En la autopsia del forense se apreció que Manuel Zapata debía estar sentado con las piernas cruzadas hablando tranquilamente cuando por detrás alguien fuerte le golpeó con la barra de hierro. Acto seguido el cadáver fue sacado al campo. Se afirma que el autor o autores decidieron bien la fecha para el acto ya que ese día en el pueblo no había juez titular, ni forense, y los mandos de la Guardia Civil estaban de vacaciones.


Sumario 20/1975

El juez Andrés Márquez no pudo comenzar el sumario hasta unos días después. El 16 de agosto la Guardia Civil acusó un informe en el que decía que el asesino era José González. Según su informe, González estaba enamorado de la hija del capataz Manuel Zapata. Este le había negado las relaciones con su hija y la chica rehízo su vida con otro hombre fuera de Paradas. González se casó con Asunción Peralta al poco tiempo.

El 15 de julio, en fiestas patronales del pueblo, la hija del capataz regresó al pueblo embarazada y González fue objeto de mofas y risas por sus compañeros. Imagen: unmundomisterioso.com Según la Benemérita, el día de autos Zapata reprendió contra González por un problema con los vehículos de la finca y éste no pudo controlarse y le golpeó en la cabeza. Escondió su cuerpo y se fue a buscar a Juana. Cuando la encontró la mató como a su marido y la encerró en una habitación con un candado en la puerta.

El otro tractorista Ramón Parrilla, pasó por el sitio justo en el momento indicado lo que le convirtió en testigo indirecto y fue acribillado a tiros. González bajó al pueblo a buscar a su esposa y tras volver al cortijo y discutir con ella la mató quemándola viva. En cuanto a González, el informe dice que, o bien se suicido junto a su mujer o sufrió un accidente y cayó al fuego.


Nuevo juez y nuevas pistas

Antonio Moreno fue el sucesor del sumerio 20/75 junto a Heriberto Asensio. A éste juez no le fue suficiente con el informe policial Imagen: unmundomisterioso.com y junto a dos hechos concretos que acontecieron, se reafirmo que debía seguir adelante con el caso.

Por un lado dos excelentes reportajes (uno de la cadena SER y el otro de TVE) realizados con motivo del sexto aniversario de los crímenes, y por otro, la aportación al caso del catedrático de Medicina Legal Luís Frontela.

A Luís Frontela se le pidió que estudiase el caso y emitiese un informe. Tras la exhumación de los cinco cadáveres, su primera revelación fue sorprendente: a Juana la arrastraron desde el comedor al dormitorio por lo menos dos personas. Por lo que los autores debían ser como mínimo dos personas y quedó descartado que ninguna de ellas sería una mujer.

También afirmó que tanto el capataz como González lucharon contra los asesinos. González quedó exculpado y del grupo de victimas solo quedaba por descartar el otro tractorista Ramón Parrilla. Cuyo nombre también quedó limpio ya que Ramón murió antes que González y su esposa.

Con las primeras conclusiones del catedrático también se descartaron dos posibles teorías sobre el móvil de los asesinatos: una era que en el cortijo se plantaban drogas y la otra decía que un grupo de legionarios que acamparon veinte días antes en el cortijo habían dejado allí un bulto de drogas. Sin embargo que comprobó que el grupo de legionarios, que efectivamente allí acamparon, el día de los crímenes estaban en Ceuta y Barcelona.

Otra teoría afirma que el Marqués de Grañina, dueño del cortijo, durmió el solo en la finca la noche de los sucesos. Se le atribuyó la autoría de los crímenes pero más tarde se demostró que Gonzalo González, Marqués de Grañina y dueño del cortijo “Los Galindos”, se encontraba en Málaga el día de autos.

Otras hipótesis

Tras continuar con más investigaciones, más jueces, más sumario y tras varios años, el crimen que allí aconteció no se ha resuelto todavía. El caso se ha abierto y cerrado en varias ocasiones en treinta y ocho años de investigación. Habido más noticias pero nada que resolviera el caso. Algunos lo consideran el crimen perfecto, otros afirman que no se puede solucionar por la incompetencia de los investigadores a la hora de hacer los registros y comprobaciones necesarias. Actualmente se cree que los autores siguen vivos y en libertad.

En el pueblo de Paradas, la viuda de Parrilla junto a sus dos hijas, retiró el saludo a la de los González. La madre de González, Concepción, no volvió a salir a la calle y las dos hijas de Zapata liquidaron la casa de su padre del pueblo y no han vuelto a aparecer por allí.

Cinco familias rotas, cinco asesinatos que han quedado impunes, ¿existe el crimen perfecto?

Alberto Muñoz Rodríguez


Juan Rada: El crimen de los Galindos. Entrevista para Mundo Insólito Radio

Podcast oficial Mundo Insólito Radio




El crimen de los Galindos

JCBaruque Hernández

© 2005 Un mundo misterioso. MUNDO INSÓLITO RADIO