La capacidad humana de sentir

Más allá de los sentidos

Imagen: unmundomisterioso.com La capacidad del ser humano para “sentir” va más allá de los cinco sentidos. El aspecto intuitivo de cada persona, ha necesitado de una gran conquista a lo largo de todas las épocas de la historia.

Es muy probable que en la prehistoria, la humanidad incipiente tuviera noción, de forma intuitiva o de sensaciones que intentaba descifrar, de ciertos “datos” para poder ubicarse en el mejor lugar. Encontrar abrigo para pasar la noche. Orientarse y encontrar caminos para desplazarse, debió de ser un gran reto, si nos ponemos en el paisaje de aquella época.

Centrar la atención, aun de un modo primario, siempre tiene una respuesta. Hay una parte de nosotros que no es material y que tiene que ver con el denominado “mundo interior”. Sabemos que no somos exclusivamente la “materia” que configura el cuerpo, sino que somos una entidad compleja que une materia y energía en lo que denominamos “identidad”, “persona humana”.

En muchas épocas, todo lo que ha tenido que ver con la sensibilidad, con la intuición o las premoniciones, por ejemplo, ha sido denostado, por distintos motivos. Imagen: unmundomisterioso.com O bien religiosos, filosóficos o por que se ejercido un control desmesurado desde el poder político, por lo que no se podía controlar desde unos parámetros de organización de una sociedad.

De Moisés, se conoce en la narración bíblica, que consiguió separar las aguas para pasar a pie seco, por ejemplo. Además de la perspectiva de que pueda ser una leyenda, es posible que tuviera algún conocimiento sobre líneas telúricas, puntos energéticos o zonas de influencia especiales. En el imperio romano también está manifestado que conocían cómo descubrir aguas subterráneas y cómo realizar ciertos caminos, según algunas pistas especiales.

El acueducto de Segovia, por ejemplo, da indicación de su gran conocimiento de ingeniería y de las posibilidades que les ofrecía aquel potencial de agua. La orientación y la fórmula de construcción fueron tan válidas, que podemos contemplarla hoy en día. Algún lugareño, en una visita por la ciudad, me contó que en una parte, ya hacia el final, todavía está funcionando la canalización de agua… tal como fue diseñada. ¡Hoy en día! Son datos interesantes. Dónde hacer, cómo hacer, por dónde hacer…. Lo más acertado sería pensar que ya tuvieran algunas personas con conocimiento de corrientes de agua, del valor de los manantiales, de la observación de los cursos de ríos, etcétera.

En la edad media, el tipo de sociedad, el miedo y el control de los poderes políticos y sociales ante cualquier manifestación energética, fue demoledora. Uno de los aspectos de este control y represión, Imagen: unmundomisterioso.com se denominó “caza de brujas” y es conocido por todos que, personas sensibles, que sólo estaban manifestando su contacto con su propia capacidad extrasensorial, fueron víctimas --de forma masiva--de una especie de control excesivo por lo que parecía inexplicable.

Han hecho falta muchos siglos y muchos cambios de mentalidad para “admitir” de una forma más o menos general, la posibilidad de “una energía que fluye”, aunque resulte “invisible a los ojos físicos del ser humano”.

Ya en nuestros tiempos actuales, contamos con aparatos que pueden medir las variaciones energéticas en dos puntos diferentes, para determinar, según unas tablas de valores (estoy pensando en las medidas Bovis, por ejemplo) cuál de esos puntos presenta una mayor oscilación vibratoria. Y se pueden deducir como puntos negativos y puntos positivos. Activos o inactivos. Procedentes de la naturaleza o creados por la capacidad del ser humano.


Hara o centro de una ciudad

Centro energético

Cada ciudad tiene su propio centro energético, que resulta ser un punto muy especial. La gente que sabe sobre estos temas, entiende perfectamente Imagen: unmundomisterioso.com que están vinculados a la red sutil que existe en todo el planeta. Nosotros podemos encontrar en cada sitio, en las ciudades, en los pueblos o en algunos paisajes, pistas certeras que nos lleven a esa localización especial, que se denomina hara (centro).

Aquí vamos a detenernos para hablar de la ciudad de Madrid, capital, nos vamos a focalizar en la fuente de la Cibeles. No es el centro geográfico, que está en la Puerta del Sol, con su kilómetro cero, sino que ubicamos el “centro energético” de la ciudad.

En el diseño de esta zona de Madrid, podemos encontrar muchas fuentes en la misma zona. Parecen estar alineadas desde la plaza de Atocha hasta la Plaza de Castilla y la estación de Chamartín.

Al investigar el tema, se encontraron algunos artículos de revistas antiguas en donde se comentaba que ya que desde el siglo XIX muchas personas "sabían algo" Imagen: unmundomisterioso.com sobre líneas ley, puntos sutiles de ciudades y pueblos y de las interconexiones del fluirdel agua o de ciertas energías naturales, en zonas más profundas, en recorridos internos, por debajo del asfalto. A veces, sen cuanto al elemento agua, se trataba de afluentes de ríos mayores que ahora no afloran a la superficie.

Puede decirse que, de forma general, todo el mundo admite ya que existe una red energética que rodea al Planeta. Como una especie de sistema nervioso o de circulación completa (como la sangre humana), que circunda y alimenta todos los continentes. Al ser un planeta vivo, tiene sentido que la Tierra manifieste su vitalidad en distintos puntos especiales y que se el agua, por ejemplo, el elemento conductor que nos muestre esos puntos y su área de influencia.


El Hara de Madrid

La Diosa Cibeles

Puede resultar curioso para nosotros pensar que Madrid tenía un diseño energético previsto, un trazado especial con un sentido profundo. En artículos de prensa antiguos se puede leer que había un diseño para toda esta área. Imagen: unmundomisterioso.com Un trazado completo, como una especie de línea recta que iría, como ya hemos comentado más arriba, desde la fuente de Atocha hasta Chamartín. Donde se inicia se denomina “calle del Prado”, y todo el trazado rectilíneo cambia de nombre muchas veces, a lo largo del recorrido... Pero todas las fuentes están en la misma línea.

En Barcelona, se sabe que el trazado de la ciudad, el nuevo trazado, con respecto a la parte antigua, respondía a unos objetivos concretos. Y poder verlo desde el Tibidabo, por ejemplo, nos presenta la gran maestría, la división en cuadrados perfectos, que ayudó a crear una circulación rodada más organizada. Barcelona también tiene su hara, que está ubicada en la plaza de Cataluña. Pero hoy vamos a hablar de Madrid.

El agua dulce de la Cibeles
El agua de esta fuente de la Cibeles era estupenda. Todo el mundo la conocía y durante mucho tiempo, la gente se desplazaba allí, sólo para beber un poco de esa agua. Imagen: unmundomisterioso.com Era muy habitual, en las familias castizas, coger unas garrafas, de color verde, como forradas con esparto y llevársela a casa.Tan saludable, de buen sabor, agua muy pura. Todo el mundo recuerda cómo los conductores de taxi llevaban sus autos y los lavaban allí, en este lugar. Quedaban resplandecientes, muy brillantes todos aquellos coches negros (los taxis antiguos tenían este color, con una línea roja cruzando... en la actualidad, son de color blanco, en Madrid).

Hoy en día los taxistas no pueden parar y lavar sus taxis porque podría perturbar el tráfico de esta calle principal, que es la calle de Alcalá. De hecho, la fuente está clausurada. Desconozco si el agua que brota en la fuente de la diosa Cibeles, en el centro de la plaza, tiene que ver todavía con corrientes de aquella excelente agua o está vinculada a la red de consumo general, conocida como canal de Isabel II, que ya tiene cloro para ser un agua potable.


El valor de tener un central

Un punto como "HARA" de la ciudad

Con el radiestesista y sanador Colin Bloy aprendimos a conectar con el hara del lugar en el que vivimos. En nuestra formación sobre la energía sutil y en las meditaciones planetarias, siempre nos centrábamos en nuestra querida Fuente de la Cibeles cuando comenzábamos nuestra especial Meditación de la Fuente, enfocada a nuestro planeta. Imagen: unmundomisterioso.com ¡No sabíamos que podía existir algo así! Un punto especial, un punto concreto que nos ofreciera el centro energético nuestra ciudad. ¡Y en cada pueblo o ciudad se puede encontrar fácilmente!

Este ejercicio de focalización sigue siendo una referencia importante para todo el trabajo que podemos hacer en cuanto a conocer las líneas energéticas, su influencia, interconexiones con otros puntos, áreas de influencia, etcétera.

Vamos a explicar que Cibeles (Ceres) es la diosa griega para la fertilidad, especializada en proteger las cosechas, enfocada para el crecimiento de la vida en la Tierra. La contraparte masculina de esta diosa es Neptuno, que es reconocido por la civilización romana como uno de los tres dioses entre los cuales se dividió la soberanía del universo, la tierra, el cielo, las aguas y el inframundo. Las aguas de la fuente de Neptuno no son famosas, no se tiene idea de que tengan propiedades especiales.

Ella, Cibeles, tiene que ver con Elemento de la Tierra y Neptuno tiene que ver con el Elemento de agua. Reflejan lo que Jung dijo sobre ANIMUS (para Cibeles, podríamos decir) y ANIMA (para Neptuno). Están "vinculados" y sus fuentes están muy cerca una de otra en la avenida tan larga que comienza en la plaza de Atocha. Una amiga astróloga me comentó que Neptuno tiene relación con las vibraciones musicales. Es interesante. Imagen: unmundomisterioso.com

Estas dos figuras, estas dos fuentes están mostrándonos polaridad, equilibrio, fuerzas de yin yang, como los aspectos masculinos y femeninos que posee también el ser humano. Complementados y unidos para el mismo propósito: el flujo de energías sutiles para la vida y la curación. Estados saludables para todas las personas: todo el mundo puede beneficiarse con sus influencias.

En la nueva configuración del edificio (antes era la oficina central de Correos) hoy en día se pude visitar la nueva terraza que está en el último piso del edificio, que ahora cumple una función cultura auspiciada por el Ayuntamiento. Cualquier visitante puede tener acceso y disfrutar de la oportunidad de contemplar una vista especial desde las alturas: es una vista aérea de la plaza Cibeles y la Gran Vía, muy conocida en todo el mundo.


Lo que queremos manifestar es que, en el interior de acontecimientos como el que comentamos, que tienen lugar en estos puntos especiales, hay mucho más de lo que aparentemente se manifiesta. Sin saberlo, o con plena conciencia, podemos conectarnos con estos puntos especiales, el hara del lugar en donde habitamos, como algo natural que el hombre siempre ha realizado, en conexión con la Naturaleza y sus fuerzas, expresadas en los Elementos (tierra, aire, agua y fuego). Imagen: unmundomisterioso.com

Con esta nueva comprensión sobre los valores del hara de una ciudad, estamos cuidando en los momentos de visita personal, en cada meditación que podamos realizar, que sus energías positivas sigan fluyendo hacia nosotros y hacia toda la zona de influencia.

En cada visita que podamos hacer, tenemos también la oportunidad de ir restableciendo sus energías sutiles (si es necesario) y aumentar la energía del punto. Llegamos para recibir todos estos beneficios y, con nuestro impulso de energía de amar, podemos también aportar una recuperación del punto sensible (la radiestesia nos enseña que los puntos energéticos y los hara, por poner un ejemplo, son susceptibles de sufrir alteraciones de cantidad o de calidad en su energía, por distintas interacciones o condicionantes, tanto naturales como humanos…).

Este amor, a través de la energía del agua, es para todos nosotros. Sabemos que en la red planetaria todos los haras de las ciudades, en el mundo, están vinculados.

En conclusión, nosotros siempre podemos hacer una visita a la gran diosa, acompañada por sus dos leones, que llevan el carro de Cibeles sin bridas. A través de la radiestesia es posible seguir detectando la fuerza de la energía sutil, vinculada con el agua de la fuente. Si el slogan más famoso de Madrid es “de Madrid al cielo”, el mejor lugar para mirar hacia arriba es con ese abrazo energético que podemos sentir cuando nos acercamos a la fuente que mana, en el espacio circular en donde habita esta “dama Cibeles”.

Hoy en día este punto energético tiene esta geometría: En esta plaza redonda vamos a poder encontrar una perspectiva especial sobre los puntos cardinales o las cuatro fuerzas para la ciudad, asignados a cada una de las esquinas de la plaza.


-------------------------------------------------------------
Macarena Miletich
Instructora de Arquetipos (Geometría Sagrada)
Autora del libro THE LIVINGVOICE LA VOZ VIVIENTE
E-mail: macarenamiletich@gmail.com
-----------------------------------


Podcast oficial Mundo Insólito Radio


Solicita unirte a nuestro grupo de WatsApp



ESCRITO POR

Macarena Miletich

EDITADO POR

JCBaruque Hernández

14 de octubre del 2020

© 2005 Un mundo misterioso. MUNDO INSÓLITO RADIO