Los elementos de la naturaleza viven en nosotros

La brújula nos da orientación desde nuestro punto (un punto central) hacia afuera, buscando las direcciones adecuadas. Son los puntos cardinales que guían los pasos desde donde nos encontramos hasta nuestro lugar de destino.

De un modo paralelo, la naturaleza del ser humano, recoge la energía de los puntos cardinales, en su correspondencia con los elementos, para realizar su tarea evolutiva.

Los puntos de orientación de la brújula hacen coincidir:

El Norte - Aire | El Sur – Agua | El Este – Fuego | El Oeste - Tierra

El punto central, donde se coloca el hombre, sería el elemento Éter.

Vamos a realizar un recorrido casi visual por estos elementos de la Naturaleza, para comprender el aspecto vital y supra natural que el sonido y la voz humana nos proporcionan.


Nos desplazamos gracias al elemento TIERRA

Energía femenina, de plasmación material. Identificamos cómo los seres vivos experimentan su crecimiento. Los objetos, aparatos y piezas que construye el hombre, también parten de la manifestación concreta de este elemento.

Respiramos en el elemento AIRE

Energía masculina, vinculada con el espacio lleno de vitalidad. Este elemento determina nuestro medio ambiente. Los seres marinos viven inmersos en un ecosistema que parte del elemento agua, por ejemplo. Puede presentar distintos estados, a través de las estaciones del año.

Nos comunicamos a través de la energía del elemento FUEGO

Energía masculina, vinculada con la electricidad y las chispas. El modelo de ondulación es en vertical, en contraposición al discurrir apacible (por ejemplo) de las aguas por un río, o el movimiento suave de las olas del mar.

Nos emocionamos con el movimiento interno del elemento AGUA

Energía femenina, vinculada con la ondulación nutritiva. Este componente es, al parecer, el que da origen a que se produzca la vida. Curiosamente, nos presenta diversos estados: sólido, en lo que conocemos como hielo; estado líquido, que es la forma que nos da el agua que tomamos.

Su forma gaseosa (relacionada con el aire) es el vapor que surge cuando el agua cambia de temperatura por el calor.

Se sigue estudiando el agua, ya que sus características todavía sorprenden a los científicos. En este sentido, el estado más conocido de estas investigaciones es lo denominado “cuasi cristal”.


Nos conectamos con el Universo cuando llegamos a integrar el elemento ETER

Energía sin polaridad, previa a los cuatro elementos, entramado de cualidades sutiles, elemento constructivo desde el estado “inmanente” para facilitar el estado “creación”. En la tradición, se le llama “la quinta esencia”. O “quintaesencia”.

Estos elementos están presentes en el ser humano, de una manera muy especial. La perspectiva que podemos observar está relacionada con “funciones” del ser, de la persona esencial.

*La capacidad de respirar está vinculada con el aire.
*La capacidad de desplazamiento está vinculada con la tierra.
*La capacidad de expresar y comunicarnos está vinculada con el fuego.
*La capacidad de emocionarnos está relacionada con el agua, en el sentido de que nos proporciona la capacidad de “sentir”.
*La capacidad de conocernos a nosotros mismos y trascender nuestra vida, en nuestra misión existencial, está íntimamente relacionada con la capacidad de plantearnos preguntas, unificar criterios y reconocer el sentido trascendente de nuestra vida.

LAS LETRAS, EL ABECEDARIO Y LA COMUNICACIÓN ESTÁN RELACIONADAS CON EL ELEMENTO FUEGO, COMO PARTÍCULAS ÍGNEAS OGANIZADAS EN MODELOS DINAMICOS ARTICULABLES.

El aprendizaje humano se trenza desde las experiencias que nos llegan de nuestro contacto con todos los elementos de la Naturaleza. Sus fuerzas activan en nosotros sensaciones a través de los sentidos y nos permiten integrar la información, los acontecimientos y las relaciones. Del mismo modo, nos ayudan a plasmar nuestros pensamientos, expresar nuestras ideas, dar forma a las emociones (un abrazo, por ejemplo) y sintetizar maestrías adquiridas en nuestra conciencia.

Como tienen varios niveles, vamos a analizar lo que significa el aprendizaje humano desde estos puntos de referencia.

Serían los “puntos cardinales” de la brújula del tiempo evolutivo. Cada orientación marca una pauta, desde la cual, hemos de llegar al centro.


DESDE EL FUEGO

Desde el fuego en la comunicación, podemos observar que el lenguaje se llena de significados comunes, en primera instancia; que tenemos un vocabulario “personalizado” que identifica nuestra manera de presentarnos ante los demás. En el aspecto físico, el sonido de nuestra voz es el “elixir” de…

*Nuestro instrumento musical: el cuerpo
*Nuestro sistema hormonal: nuestra química
*El contexto familiar: que formatea el primer “paisaje sonoro”
*El contenido que sostiene nuestra actividad personal, tanto en el mundo profesional, como en las relaciones, en el ocio, en nuestro código de pensamiento (o filosofía de vida…)
*La opción de llegar a comprender “quién soy”, en donde se insertan los valores que decido “cultivar”. Se cultivan estos valores, en el formato ondular de nuestras palabras y nuestras melodías y canciones, gracias a que la vibración sonora es capaz de “amalgamar” sentimientos, esencias, decisiones, actitudes, dirección de vida y es capaz, al mismo tiempo, de plasmar las vivencias de nuestro mundo interior.

Conquistar la propia voz es uno de los parámetros del perfil de nuestra identidad. Manifiesta, de forma audible, nuestra idiosincrasia, ese “ser único” que somos, viviendo esta experiencia planetaria.

Los puntos de orientación de la brújula, coincidiendo con el Norte (Aire), hacia el Sur (agua), el Este (Fuego) y el Oeste (Tierra).


DESDE EL AGUA

Desde el agua transportador de información excelente, se “transduce” cualquier sensación, emoción, pensamiento o sentimientos personales, hasta los más íntimos en el formato vertical de las “ondas ígneas”, esto es, las ondas sonoras.

El agua, la emoción, se puede ir quedando guardada hacia el inconsciente o bien, podemos crear un cauce dinámico de intercomunicación: consciente/inconsciente primeramente. Consciente/supra consciente si avanzamos en el empeño de conocernos al mil por cien.

Los impactos externos pueden hacer que partes esenciales de lo que sentimos o vivimos, se introduzcan en “compartimentos” estancos, dentro de nuestra mente y de nuestro ser, en la parte más psíquica, generando incluso una “corteza” energética que impide que se trasluzca al exterior ese contenido. Suele ser un contenido traumático, una experiencia vivida en la infancia, en donde uno no puede defenderse o manifestar su situación; un contenido filosófico o religioso, que impulsa la culpa sobre un acontecimiento pasado o un error cometido en un momento puntual.

Lo mejor es que, todas estas circunstancias, fluyan a través del cauce sonoro de la voz, en donde los “tropezones” guardados o el dolor intenso atascado en una presa de la psique, fluye en palabras y … en lágrimas liberadoras.

DESDE EL AIRE

Desde el aire lo que se manifiesta está relacionado con actitudes. Su ámbito es, especialmente, el del pensamiento. Si traspasa este espacio, involucra a otros elementos. El aire o viento airado es la ira, que moviliza la entrada de oxigeno en los pulmones e involucra intensamente la actividad del hígado. Estas situaciones desarrollan una especie de “espita”, como el de una olla a presión, cambiando, incluso, la temperatura corporal manifestando un “rojo furioso” en nuestra expresión facial y la aceleración de la entrada de aire. Todo menos calma.

DESDE LA TIERRA

Desde la Tierra encontramos la posibilidad múltiple de contactar con los distintos niveles de la Naturaleza. Nos proporciona un eje, un centro, respecto a nuestro lugar en el mundo.

No sólo podemos hablar a los seres humanos, sino que también nuestra energía sonora vocal es recibida por los animales y las plantas, por ejemplo. Desde este elemento se configuran las características más materiales de nuestra sonoridad, como son, por ejemplo, el timbre (digamos, la forma de resonar hasta nuestros huesos y células todo el sonido que emitimos desde nuestra laringe). “Voz que tiene peso”, “voz cantarina”, “voz con personalidad”, decimos.

DESDE EL ETER

Desde el Éter en este elemento se involucran componentes sutiles. Desde la verbalización de las imágenes oníricas, por ejemplo, hasta la inserción de las cualidades y valores que vamos conquistando. La pasión, la alegría de vivir, el contento personal, la franqueza, la veracidad, la concreción, la objetividad, serían los parámetros del primer tramo, cruzando el puente de lo mas fisiológico hacia el mundo emocional.

Enseguida, se introducen nuevos “bits” o códigos vibracionales que tienen que ver ya con la apertura a un compromiso de conciencia, a la manifestación de nuestra forma de conectarnos con “lo que es”, lo superior, lo trascendente. Tiene que ver con lo que vamos recibiendo en estados meditativos, por ejemplo.

Se refiere también a que la reflexión se convierte en práctica habitual, transformándose en “actitud de vida”.

Entonces bien podemos decir que esta brújula se vuelve multidimensional, porque la primera alquimia del sonido vocal se convierte en el “elixir sonoro de la conciencia”, que es comprendida perfectamente en otros niveles o franjas dimensionales.

Esto es posible porque configura un formato de vibración, un código multinivel, que otras mentes y otros seres son perfectamente capaces de recibir en la misma cualidad de energía que “se maneja” por esos lares, esto es, el sonido uniéndose a la luz de las cualidades que brillan en las ondas sonoras de este ser humano de “estatura musical elevada”.

Este sonido multinivel llega perfectamente, es identificado y significa una capacidad de diálogo entre conciencias sintientes en alta vibración.

MACARENA MILETICH

ESPECIALISTA EN SONIDO, COMUNICACIÓN Y VOZ DIMENSIONAL
INVESTIGADORA DE LAS FUENTES SONORAS DE LA HUMANIDAD
INSTRUCTORA DE LA SANACIÓN POR ARQUETIPOS
AUTORA DEL LIBRO: “THE LIVING VOICE, LA VOZ VIVIENTE” Ed. Natural, 2019


Podcast oficial Mundo Insólito Radio


Solicita unirte a nuestro grupo de WatsApp



AUTORA

Macarena Miletich

EDITADO POR:

JCBaruque Hernández

25 de septiembre del 2020

© 2005 Un mundo misterioso. MUNDO INSÓLITO RADIO